Gift of LIGHT

Love, Illumination, Gratitude, Humility, Transformation

(Amor, Iluminación, Gratitud, Humildad, Transformación)

Diciembre 2005  

* * *

 Patrones Electrónicos,

 

Suavemente cerrando mis ojos e inspirando en profundidad reafirmo mi UNICIDAD con la Universal Presencia de lo Divino. Lentamente exhalando comparto mis regalos y bendiciones con toda vida.

 

 Declaraciones de Respiración para la Asimilación y Expansión del Patrón Electrónico: 

(Inspiren)                  YO SOY inspirando...

(Sostengan)               YO SOY absorbiendo...

(Exhalen)                   YO SOY expandiendo...

(Retengan)          YO SOY proyectando...

 

¡…los puros y perfectos dones de la Universal Presencia de lo Divino!(3x)

*La declaración de respiración debe ser dada en cuatro tiempos, por cada respiración. En la inspiración, inspire las cualidades contenidas dentro de la Llama. Al sostener la respiración, absorba las cualidades en lo profundo de vuestro ser. Al exhalar, expanda y aumente el poder e ímpetu de las Cualidades Divinas que se están invocando a través del poder del Santo Aliento. Mientras sostiene la respiración fuera del cuerpo, proyecte estas magníficas Cualidades Divinas para bendecir a toda vida. Repita este ejercicio completo como mínimo tres veces.

* * *

Piensen en Moisés 

¿Piensan que Moisés no pasó a través de una disciplina? Piensen en ese Hombre, un Hombre que era tímido y no obstante fue llamado por Dios para llevar una multitud a través de de huellas gastadas y de un ardiente desierto, y cruzar un mar sobre el que no había puentes, ni senderos posibles, a seguir sólo la fe.  ¡Y Él respondió al llamado! 

Él caminó con hombres y mujeres que lo escupían cuando sentían el calor ardiente del desierto, cuando no encontraban agua, cuando veían las agitadas mareas del mar ante ellos, y detrás el poderoso ejército de los Egipcios - y las maldiciones descendieron sobre Él. ¡Aún así Él supo que si se hubiera desanimado en ese momento, o resentido, todo se hubiera perdido! Él se paró con el mar ante Él, el ejército Egipcio detrás suyo y un pueblo rebelde que Él estaba tratando de salvar, quejándose a su lado, ¡miles de ellos! En la disciplina de Dios, sosteniendo su atención en esa Gran Presencia, los condujo a través del mar en el rayo de Su propia fe, y luego a través del desierto hasta el monte Sinaí y dejó a su pueblo por un momento - al regresar ellos habían vuelto a sus ídolos dorados… 

~*~

Descubriendo Cómo Proceder en una Crisis 

En el habitual transcurrir de la vida diaria, las crisis afloran – en lo individual que afecta sólo a una persona, en una familia o en un mismo grupo de seres relacionados, y con menos frecuencia gracias a Dios, grandes crisis nacionales e internacionales que tienen el potencial de afectar a millones. Lo importante a recordar es que cualquier grupo, no importa cuán pequeño o grande sea, está formado por los individuos que lo componen.. 

 Es la calma, el equilibrio, el razonamiento individual, lo que se convierte en el foco central para los otros, quienes son incapaces de hacer frente inteligente o emocionalmente al repentino shock, sorpresa o miedo de cualquier clase que puede ser la apariencia externa. Todos hemos leído cómo las grandes multitudes han sido sacadas en seguridad de los edificios en llamas, a través del rápido pensamiento y control maestro de un artista, locutor, o un miembro de la misma multitud, que dirigió el patrón de pensamientos de todos y mantuvo el orden y equilibrio en todo el grupo. 

La histeria emocional y los sentimientos de toda la masa son altamente contagiosos y corren como el fuego en el bosque a través del mundo de sentimientos de la humanidad. No hay individuos insensibles a una repentina, inesperada emergencia a menos que ese ser se haya entrenado cuidadosa y constantemente para permanecer equilibrado y balanceado durante los disturbios, no importa cuan grandes o pequeños sean, construyendo un poderoso momentum de controlada energía en su propio mundo. ¡Y el campo de práctica para tal entrenamiento, amados, se encuentra en el diario vivir de nuestras vidas!  

Bien lo escribió Kipling cuando dijo: “Si puedes mantener tu cabeza cuando todos a tu alrededor están perdiendo la suya…” El hecho de mantener vuestra mente receptiva a las direcciones de la Universal Presencia y vuestros sentimientos calmos y tranquilos ante el panorama de las experiencias desagradables, pueden y hacen toda la diferencia en el mundo entre la seguridad y el desastre cuando aflora la emergencia. 

Todos hemos tenido la experiencia de conectarnos con un individuo calmo y equilibrado cuando nosotros mismos hemos estado perturbados, y hemos atestiguado el efecto de la transferencia de su calma, equilibrio de sentimientos seguros, aquietando nuestras propias angustiadas emociones. ¡Siempre recuerden, no obstante que la histeria, el miedo y las emociones descontroladas pueden ser transferidas instantáneamente, también lo son las más altas cualidades espirituales de paz, equilibrio y balance! 

En adición a la Gran Universal Presencia, además de la raza humana se yerguen los Grandes Seres Guardianes, cuya responsabilidad y voluntario servicio es proteger las corrientes de vida en este planeta donde sea emerja la necesidad. Ellos hacen esto conectando sus propios sentimientos de paz, equilibrio, seguridad, tranquilidad y sanación con los individuos en el plano físico, que son capaces de mantener armonioso control de sus energías emocionales y mentales, especialmente en tiempos en que las más grandes masas están angustiadas. 

Tal individuo es invocado y a través de su cuerpo fluye la pura y perfecta energía y vibración del Amor de Dios, como un manto de sanación, protección, paz y suministro. ¡Así las “Alas de Luz” se expanden sobre la faz de la tierra!  De la misma forma, los individuos, que por naturaleza y dedicación, tienen auto-control y balance en tiempos de crisis, pueden volverse los naturales recipientes y dispensadores de la divina sustancia, tal como el “maná del cielo” que es algunas veces requerido por la gente para sostener el cuerpo físico durante acciones cataclísmicas, hambruna, guerras, pestes y otras crisis…Recuerden cómo Moisés alimentó a los israelitas en el desierto, y Jesús multiplicó los panes y peces. 

Permítannos entonces a cada uno comenzar conscientemente a entrenarnos para permanecer como una Poderosa, Pacífica, Comandante Presencia, hasta ante las más pequeñas e insignificantes experiencias de la vida diaria cuando y si la ocasión se presentara;  nosotros también podríamos morar bajo las Alas de Luz y convertirnos en esas mismas alas para los hijos de la Tierra, quienes podrían requerir nuestra presencia, confort, asistencia y consuelo. 

~*~ 

YO SOY 

Escuchen mi oración, oh hijos de la Tierra, porque YO SOY Todo el Poder del Universo. 

YO SOY el Maestro Músico afinando las cuerdas de la Armonía de vuestro Verdadero Ser para beneficio de toda la humanidad. 

YO SOY la siempre incrementada pulsación de Verdad Sanadora manifestando la Voluntad de Dios a través de toda vida. 

YO SOY la Voluntad de Dios manifestándose a través de la familia humana, como la siempre incrementada radiación de Verdad Sanadora circundando a este planeta. 

YO SOY la armonía del Universo pulsando a través de la conciencia de toda la gente y la armonía que YO SOY es la familia humana. 

YO SOY la única verdadera nota en la Sinfonía Cósmica. 

Escuchen mi oración, oh hijos de la Tierra, porque en el Gran Silencio está la Verdad de todas las edades. 

Aquellos que buscan esta verdad la encontrarán en el Gran Silencio de la Armonía de su Verdadero Ser. 

Escuchen mi oración, oh hijos de la Tierra

~*~

Nuestro Sendero de Vida 

El amado de Dios que camina el Sendero de Vida y en ese viaje busca el propósito de su ser, sabe que ese servicio es la Ley de la Vida Desde el momento en que la individualización tiene lugar, la Llama comienza a aceptar la responsabilidad de dar un balance al Universo por el privilegio de atraer el aliento, de usar la Vida y de sostener una existencia física, mediante la cual el entendimiento y la iluminación traen libertad a la conciencia. 

Como la ley del propio ser es el servicio, la experiencia de vida  lo  hará de alguna forma,  constantemente necesario para el ego, sirviendo a la comunidad y a todos los humanos. Los individuos que no eligen servir están temporariamente perdidos en la prosecución de esta existencia hasta que acepten nuevamente su responsabilidad a ser concientes servidores en el Sendero de Vida. 

Todas las angustias, frustraciones, desilusiones y fracasos, aparecen porque la natural conducción para servir dentro de la corriente de vida,  no ha sido iluminada, hasta el punto en donde el individuo se da cuenta que el servir únicamente sólo a la Divinidad es la Ley del Ser y el supremo propósito para crear y sostener la vida. 

Cuando la humanidad sirve a Dios, su servicio los llevará ante la presencia de individuos, naciones, dignatarios y ellos grandemente beneficiarán a todos, sabiendo que ni su recompensa ni su suprema meta serán el resultado de estos beneficios. La Humanidad sirve a través del deber, a través de la exactitud moral, y un día sabrá y se identificará con la Única Conciencia y servirá sólo a través del Amor. El sol físico está brillando en nuestro cielo. La Humanidad es la beneficiaria de su Luz, pero el Sol sólo brilla por la gloria de la Única Infinita Conciencia. No conoce a los muchos que se benefician por su presencia ni de aquellos que prefieren la sombra. Lo que al sol sólo le interesa es brillar por el esplendor de Dios y no existe desagrado conocido, porque hay un inagotable origen de gratitud, amor y constancia, y esa es la Universal Primera Causa. 

Servir a Dios no significa separarnos de nuestros vecinos, ni abandonar las obligaciones que la experiencia de vida le ha hecho aceptar al alma, pero es el motivo de nuestra propia vida, acción y ser, tal como si colocaran un termostato, usan el deseo de servir a la Causa Universal del Bien, para enriquecerla donde la encuentren, pero sin esperar recompensa desde donde han mandado el beneficio por vuestro Amor de Dios, porque vuestro retorno siempre llegará desde el Sol de vuestro Ser. ¿Cuántos valerosos seres han perdido la huella por malinterpretar la Ley de Servicio? Hoy en  toda nación hay muchos que eligieron servir a su propio deseo de autoridad en la creación de forma a través de los pensamientos y sentimientos y ellos deben dedicar de nuevo su alma y naturaleza al Servicio del Divino Propósito, como hace el Sol, antes de poder llegar nuevamente a la Paz. 

El Servicio es la expansión de la Llama, es la externalización de las olas de energía, y esa Llama traerá en su corriente de retorno la vibración de aquello a lo cual sirvió. Dos individuos parados en el mismo punto, ejecutando exactamente las mismas acciones físicas, pueden recibir una enteramente diferente corriente de energía determinada por la Fuerza a la cual han decidido servir, antes de comenzar la actividad. Uno dedicado a servir a la Causa de Dios para traer felicidad a la Vida puede brindar la misma ministración física y sin embargo estar totalmente liberado de cualquier sentimiento de retribución de parte del ser beneficiado.

Otro, con igual sinceridad, viendo una necesidad por ministración, desea liberar alguna necesidad aparente en su externalizado objetivo y no centra este servicio en la Divinidad, y abalanzándose para cubrir la necesidad sirve a lo limitado, luego recibe de vuelta el regalo que sólo lo imperfecto puede ofrecer, y si no recibe nada se amarga en este servicio. 

Todos los que han llegado y permanecido en nuestra civilización, a causa de su Amor por la Divina Luz, son lo suficientemente grandes para traer a nuestra raza el regalo de la Universal Presencia, y cuando este trabajo esté hecho partirán, pero ni nuestra raza, tiempo, fracasos o triunfos, entrarán en la cualidad de este servicio. Ya sea que haya uno o un millón, no importa, y un día cuando todos sientan de la misma forma conocerán la Paz, porque la Paz llega sólo cuando, con lo mejor de nuestra habilidad, nos esfor zamos para servir a la Causa del Bien; manifiéstenlo, y no se involucren con ninguna actividad externa en relación a los efectos de nuestro servicio. 

 ~*~

Recuerden al Buda 

¿Han tratado de sentarse en la postura del Buda sin ningún apoyo en vuestra columna sólo con su propia luz por siete años? ¿Lo han hecho por una hora? ¿Piensan que tuvo confort cuando no había alimentos, ni discípulos, cuando aquellos de los planos astral y psíquico se presentaban y cada prueba de maya dañaba su alma, y  Él quería saber en el Nombre de Dios: “¿Por qué no permanecí en mi casa?” y “¿Por qué no le enseñé a mi gente desde la autoridad del sitial del gobernante?” ¿Piensan que Él estuvo confortable cuando entró en múltiples planos de Luz y viendo la perfección que allí había se rehusó a permanecer allí empujando siempre hacia delante y hacia arriba? 

¿Piensan que hubo una sensación de confort después de alcanzar lo supremo, la Montaña del Logro, el pináculo del éxito, y luego, RENUNCIAR al Nirvana y regresar, regresar de nuevo dentro de un cuerpo que estaba deteriorado debido a su largo período de Samadhí; un cuerpo en el cual Él tenía que atraer nuevamente las fuerzas vitales para caminar los caminos de los hombres? ¿Qué hizo Él? Se disciplinó a sí mismo y, así como todo gran Ser que ha amado lo suficiente a la humanidad se ha disciplinado a sí mismo, ¡no pidió esa disciplina para los otros! 

¡Allí tiene la clave! Para aquellos que llevarán esta Luz a lo largo y a lo ancho de toda la tierra, es esta la propia disciplina, y para los otros el dar confort. Cuando se manifestó la Luz del Señor Buda, cuando la gente tocó el borde de sus vestiduras, cuando ellos sintieron la dulce esencia de Su Presencia, se abalanzaron y dijeron: Oh, Señor, ¿qué debemos hacer nosotros para ser como Tú? Luego llegaron los ocho grandes pasos, luego vinieron las enseñanzas para aquellos que preguntaban, y ellos preguntaban  por qué Él tenía la plenitud del éxtasis y la gloria que había ganado a través de una disciplina que la humanidad no había visto por muchas edades.